Artículos Francisco Umbral

La mierda


Doña Carmen Rico-Godoy, de Diario 16, ha escrito una cosa muy anacrónica y tarasca que, empero, no merma en nada mi respeto y amistad hacia esta dama del periodismo, el feminismo, etc. Carmen habla de la mierda, o sea. «La trama de los GAL no es nada, en cuanto a mierda, comparada con la trama montada por Pedro Jota, Amedo (y su señora), Garzón, Aznar (el «censurus interruptus) y Anguita. Esa trama sí que apesta. Qué gente, por Dios». Así dice la Godoy, con más huevos que el antepasado de su apellido. Confieso que de todo el surtido párrafo no he entendido nada, salvo el latinajo. A Carmen quizá le vienen los latines de que su madre, la inolvidable Josefina Carabias, trabajó muchos años en el Ya, cuando era el periódico de los curas, heredado de Gil Robles. Claro que yo no voy a defender a nadie de nada, que lo están haciendo ellos, y algunos muy bien para ser «mierda» y sólo mierda, mierda serán, mas mierda enamorada. Sólo señalar (como dicen los oradores de Casa Regional y los políticos de la radio, con un infinitivo inesperado y asustante, mal puesto), sólo señalar que para mierda la que Mariano Rubio acuñaba en el Banco de España, millones de mierda, mientras Felipe González, adicto de la columnista, ponía por él la mano en el fuego hasta que se le quedaba la mano como un chorizo entrecocido. Para mierda, la que compravendía Manolo Concha en la Bolsa todos los días. Para mierda, Godoy, amor, la que colectaba Palomino en sus calderos, un yate de mierda, o los 9.700 millones de mierda que Sancristóbal guarda en un Banco de Suiza, el Banco de la mierda le dicen ya al Banco de Zurich encargado de custodiar tanto dinero español. Mierda la que repartían en pulcros sobres con cello los ministros Barrionuevo, Corcuera, el señor Vera, etc., a los funcionarios, espías, contraespías, mafiosos con negociado propio y picoletos de galón falso. Roldán anda haciendo transferencias de mierda por las islas Caimán y otros Bancos exóticos, mientras roldanes apócrifos dan el queo en Cuba y por ahí, que a Roldán podrían encontrarlo sólo con seguir el reguero de mierda. Don Felipe Glez. le manda transferencias de mierda a Pujol todos los días, que tiene ya el catalán unas Atarazanas de mierda, más la mierda de Javi Rosa, que guardan en caja fuerte, refrigerador, imposiciones a plazo fijo, bonos del Tesoro y papel de viudas. Todo esto que te cuento, Carmen, desde el principio, es mierda legal, firmada por Mariano Rubio, el que se rila, como los marianitos, que le dicen los taxistas a los de dos mil. Mierda oficial, o sea, con el visto bueno del jefe y medio Gabinete, mierda descremada, como la que anuncian por la tele, esa caja de mierda, mierda biodegradable, mierda desinfectada y desinsectada, mierda que da gusto, que es lo que les dice el premier a sus renovatas, «culito seco/culito sano», que hasta Belloch tiene que abrir el paraguas doble para proteger a Glez de la lluvia atómica de mierda, esto no es nada, jefe, un chaparrón de nada, ya lo anunciaba EL MUNDO en la cosa del tiempo. Carmen Rico-Godoy, la creadora genial del ficus socrático y peripatético, la fabuladora felicísima de un feminismo bien llevado, creadora de mujeres casadas o solteras que logran no perecer en el intento (aunque luego perezcan en la peli), Carmen Rico-Godoy, con ancestros de gran periodismo y apellido de garañón real, político y afrancesado, parece que ya ha elegido su mierda en esta vida, todos tenemos la nuestra, y enseña cierto coraje de varona defendiendo alcázares de mierda que se vienen abajo con la peseta, los marianitos, la juanluisdemocracia y los welter sonados. Nosotros aquí, como Machado, siempre buscando a Dios entre la mierda.

Comparte este artículo: