[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 05-06-2004, EL MUNDO
Un caballero español
Las diferentes y numerosas oleadas de políticos que pasan por Madrid, han dado al fin un caballero español, todo un caballerazo de Pantoja, que es Mariano Rajoy, registrador de la propiedad que ahora nos registra las propiedades a todos los españoles, y no ya en plan peatonal o de cabeza de partido judicial, sino en plan político, porque los otros mandas le han dejado solo, que se les casa una hija, como la de Aznar, que les sale un chico poeta, y eso ya es peor. A uno le parece, desde la admiración, como se dice ahora, que Rajoy no sólo lo está haciendo muy bien sino que disfruta como un enano, siendo tan alto, con la administración central de las Españas. El 'efecto Letizia' está dando sus frutos y los españoles prefieren ser padres de familia a ser padres de Europa. Mariano Rajoy combate con el ingenio al Gobierno de Atocha. Rajoy es un árbol de anécdotas y de frases. El PSOE se defiende con mentiras y medallas militares, porque siguen sintiéndose oposición y ya no recuerdan lo que pasó. Confunden la bomba de Atocha con la Salve de Atocha y la Boda Real con la boda de don Alfonso XIII, que también acabó en un petardazo. Estas bodas acostumbran a acabar así en España y luego viene indefectiblemente un golpe militar, que suele ser gradual como unas oposiciones, hasta que todos los coroneles consiguen una medalla como la de Bono. Primero fue la sanjurjada, cuando Sanjurjo quiso tomar el Ministerio de la Guerra en la noche de 1932. Azaña, desvelado y solo, cautivó y desarmó al Ejército invasivo. Salvó la República con un teléfono, como el Rey Juan Carlos salvó más tarde la Monarquía. Mariano Rajoy tiene algo de Azaña por la facilidad de frase, por la elegancia inglesa, por el valor del hombre no profesionalmente valeroso.Es como si Rajoy hubiera estado contra Primo de Rivera, denunciando falsas medallas militares, contra Franco, contra Tejero, contra ETA, contra los terroristas místicos, viéndolo todo desde la Virgen de Atocha y fumándose un puro de largo recorrido con Antoñito Burgos. Un político con facilidad de frase, con ironía, gran apertura de ademanes, munición de puros y soltura democrática es un político inglés que lo que no tiene de Churchill lo tiene del demonio y a la inversa. Un día, cenando en Moncloa con Raúl y Casado, le dije a Rajoy que tenía algo de político francés. Hoy rectifico y le veo más inglés que otra cosa. Aznar nos iba a meter en Europa por vía de ejemplaridad. Rajoy nos va a meter por vía de identidad. Es caballerazo como los de Pantoja, es un anglosajón muy español y persigue individuos más que ideologías. Todas las mañanas sale de casa con arsenal de puros buscando una víctima dialéctica porque el Derecho Civil le hizo hombre de abstracciones (las fincas son abstractas) y la política le despierta al hombre de realidades y de hombres. De momento, su cervatillo preferido es ZP. Ya han enfrentado al cervatillo con el demonio y Rajoy se va perfeccionando en esos encuentros, poniéndose la careta de Lucifer, hasta que descubramos con espanto que no es careta sino cara.


Powered by Comunicación Singular S.L.