[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 26-02-2005, EL MUNDO
La suegra borde
El príncipe Carlos de Inglaterra se ha encontrado con que, además de una madre, tiene una suegra borde. Mamá Isabel ya le dio el primer disgusto cuando le prohibió compartir la cama con Camila hasta después de la boda. Bueno, aquello más que un disgusto fue una risa, pues el príncipe, aunque es un poco vulgar, nunca iba a caer en la vulgaridad de estrenar cama con su señora, habiendo tantos muebles en la casa donde se puede ejercitar toda la gimnasia sexual. En 30 años de noviazgo, Carlos y Camila han tenido tiempo y gana para probarlo todo, desde el número de la consola hasta el número de la felación en la perrera. Doña Isabel no ha pensado en eso, lo que prueba que está antigua y camp como la monarquía misma. Pero ahí no paran los disgustos. La reina dice ahora que no asistirá a la ceremonia civil, dejando al príncipe en ese trance de comprometerse seriamente con una señora que está entre la sombra de Rebeca y la cocinera. Isabel de Inglaterra está haciendo todo lo posible para que su hijo no sea rey. A algún monarca español le gustaban mayormente las cocineras, de modo que algún sociólogo de tranvía pudo llegar a la conclusión de que todos los tranviarios se parecían dignamente al rey. Incluso podemos pensar que por entonces se instaló una buena red de tranvías en Madrid para dar empleo a todo hijo del azar y del amor. Ahí tiene el señor Gallardón un modelo para resolver los transportes y las comunicaciones en Madrid, antes de que Mari Espe le tome la delantera. Hace unos días la reina inglesa ha dicho que sí asistirá, en cambio, a la ceremonia religiosa, porque los abades de Westminster flipan total a las aristócratas de Londres, que son todas. Esto supone que la reina, como reina, jamás dará validez a este matrimonio, aunque sí le dé una cierta validez sentimental al matrimonio religioso, o la ceremonia que haya en su defecto. Lo suficiente para seguir humillando a doña Camila, que es sencillamente una mujer que ha sabido esperar. Las mujeres que saben esperar no sólo pierden el tiempo, sino que suelen perder al posible marido y al final son como matrimonios de hecho, en plan gay y sin ganas ya de recuperar el tiempo perdido ni lo que el viento se llevó, que suele ser un virgo. Isabel II, en fin, es una reina borde y una suegra borde de su propio hijo, que no se enfrenta a una nuera madurezna, sino a otra suegra borde, que fue la que, con sus armas de cocina, supo enterrar el recuerdo de Diana. No parece para nada que este bodrio o casorio entre ancianos vaya a modernizar la monarquía inglesa, pero es que los reyes no piensan en sus monarquías como el Papa no piensa en su Colegio Cardenalicio sino en su ronquera de jubilado.Y Bush dándole disgustos a Zapatero. Los grandes de la Tierra se mean en la Tierra. Finalmente, Isabel II ha anunciado que Camila no será nunca reina ni princesa de Gales. Lo cual que este bodón se va a quedar en un guateque anglicano de clérigos, feministas antiguas, caballos jubilados y decorativos, solteronas de Ascot con un sombrero del año anterior y amigotes solterones de Carlos, que todos tienen una Camila en casa y sólo se acuestan con ella en la alfombrilla del perro. El Reino Unido es un país de clases.


Powered by Comunicación Singular S.L.