[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 06-03-2002, EL MUNDO
Olor a ti
Veo que le ha sido retirada la indemnización al proetarra que se quejó de que a un preso le olían los pies. La Audiencia le había concedido 350.000 pesetas por daños morales. El presunto proetarra, porque es presunto, se llama José Mirena Sainz de la Higuera, de modo que la sensibilidad le viene ya en la sangre y los apellidos y le hace rechazar los malos olores y las genealogías de clase media. Ha tenido que compartir celda con un preso común al que le olían los pies, en Alcalá Meco. Comprende uno que a los etarras les moleste estar en la cárcel por un simple Hipercor o por una kale borroka, que son maneras de pasar la tarde del domingo, tan aburrida en provincias. Pero a lo que no se puede condenar a nadie, ni siquiera desde la derecha pérfida que nos gobierna, es a soportar un compañero al que le huelen los pies. El olor de pies, frecuente en los mendigos y los viejos y en la gente que no usa aftershave, nos recuerda que el ser humano empieza a pudrirse por abajo, y además en seguida. La cabeza se conserva lúcida hasta el final para las frases célebres de Goethe y Víctor Hugo, en el segundo centenario de este último que cae por ahora. A Víctor Hugo le salieron unas cosas raras en la cabeza, pero eran los cuernos que le ponía la santa esposa con su mejor amigo. Aparte de eso, la cabeza nunca le olió mal porque los románticos cuidaban mucho la cabeza por fuera y algunos incluso por dentro. A estos últimos les debemos el concepto de Romanticismo. Pero al mendigo que pernoctaba con Sainz de la Higuera, como no era romántico, lo que le olía eran los pies. Parece ser que a este personaje lo tienen en Alcalá Meco para ponerle a dormir con el último etarra recién llegado, generalmente cargado de crímenes frescos y catástrofes en la panavisión real de la sangre y la vida. Sólo una derecha afiladísima y maligna, como la que nos gobierna, ha podido inventar este tormento del olor de pies para obtener información y arrepentimiento del presunto etarra. Lo cual que el término «proetarra», que es el que utilizan, nos suena como probombero o procabrón o protorero. Se es o no se es etarra. Lo que no se puede es ser pro. De modo que cuando este dañino Gobierno reúne unos cuantos pros en la celda, les mete a dormir todas las noches al hombre de los pies floridos de perfumes y lavandas negras. El olor de pies es peor que el olor de muerto porque nos hace llegar toda la podredumbre de la vida, la primavera pútrida del alma, las ambrosías pestilentes de los convictos y confesos. El olor de pies es como el éxtasis ése que anda envenenando los guateques más marchosos de Madrid. Primero te dejas querer por el perfume y luego lo confiesas todo o sales del armario para hacerte del PNV. A Sainz de la Higuera no le barnizaron de cal viva, como a Lasa y Zabala, ni le dieron fabada Litoral, como a Marey. Peor que todo eso. Le pusieron a dormir con el de los pies y la Audiencia le ha concedido 350.000 pesetas por daños morales. Comprende uno que es lo menos que se puede cobrar por una dormida con el tío de los pies, olmo viejo, milagro putrefacto de la primavera. Mejor dormir, si posible fuese, con Norma Duval, ahora que está en campaña, seguro de que los pies no le van a oler porque uno va a empezar a comérsela por los pies.


Powered by Comunicación Singular S.L.