[ACTUALIDAD]
Mesa redonda La pervivencia de Francisco Umbral .. Se celebró con gran acogida de estudiantes la mesa redonda “La pervivencia de Francisco Umbral” en la UCM con motivo de la inauguración de la exposición fotográfica y bibliográfica “Francisco Umbral, libro a libro” promovida por la Fundación Francisco Umbral en su recorrido por universidades madrileñas. En la ...
[RECIENTES]
Continua el tour que la exposición fotográfica “Francisco Umbral, libro a libro” promovida por la Fundación Francisco ...
Como colofón a la exposición “Francisco Umbral, libro a libro” que se está celebrando en la UAM, en la Sala de ...
Con motivo de la exposición “Francisco Umbral, libro a libro” que se está celebrando en la UAM, en la Sala de ...
EL ARTÍCULO [del día] 26-05-1991, EL MUNDO
La política imposible
En contraste con la aparente y frondosa pluralidad de la oferta política electoral, tenemos que decir que hoy en España sólo hay una oferta política posible (como en casi toda Europa), y esa es la que se va a hacer, gane quien gane o entre todos juntos y coaligados: socialdemocracia de izquierda/derecha, socialcapitalismo o eso que Nicolás Redondo llama neoliberalismo. Muchos nombres para una sola conducta posible, que a su vez es la conducta que nos dicta Europa en los contratos que firmamos con ellos todos los días. Por eso los políticos, siempre tan numereros, se han dedicado en esta campaña electoral a hablar de sus cazadoras, a llamarse enanos, masones o maricas, porque no tienen programa que exponer o, más bien, todos los programas son tan parecidos que han preferido buscar la controversia electoral en las diferencias personales, la estatura y, lo que es más significativo, el pasado de cada líder o partido: así, a Felipe González le han vuelto comunista de repente, como a Aznar le han vuelto flecha y camisa vieja, mientras él se adornaba de capa con el paisanaje de Roberto Domínguez, ese vallisoletano de tierra fuerte y calidad de moneda que tanto fascina aquí a nuestra querida y admirada Carmen Rigalt. Tienen que cifrar sus diferencias en el pasado, sí, descolgar los muertos del armario y sacudirlos un poco, como alfombras (los muertos del contrario, se entiende), para que la política española vuelva a parecer varia, amena, plural, cromática como un paseíllo de los sanisidros, y que el gentío se distraiga un poco, que, si no, este pueblo, en los toros como en las elecciones, se cura el aburrimiento con la bota de vino y la tortilla, y pasa muchísimo. Así ha sido toda la campaña, un jaleo de muertos, locas, masonazos, rojos y empresarios insaciables, sobre un fondo de horda como un pirograbado de Baroja el bueno, o sea donRicardo. Guerra y toda su escuela (ha creado plurales escuelas autonómicas y mitineras), Aznar y todas sus señoras fragantes (cómo fragan las señoras del PP), Anguita y todos los parvulillos rojitos de su colegio, etc., han entrado a saco en los desvanes y pudrideros familiares del adversario para ponerle los esqueletos en mitad de la calle, como cuando la guerra. Y toda esta movida, que, dicho sea de paso, resulta un poco siniestra, pero muy española, goyesca y regoyesca (de Regoyos), es lo que tenían que venir a ver los turistas, no las bobadas donde les llevan los tour/operators, venga gótico y flamenco cronometrado. Toda esta movida no ha hecho sino ocultar, más que la falta de programas, como dicen algunos analistas, la identidad de todos los programas, ahora que la derecha se ha hecho progresista y la izquierda se ha hecho buena persona, conservadora y con modales. Hemos entrado en Europa no para ser los niños terribles y ribereños, sino para hablar idiomas, firmar cosas, estar de acuerdo y, ya de la que vamos, vender algún ajo de Pedroñeras. Europa impone hoy, dulcemente, correctamente, una política única, entre la socialdemocracia, la democracia cristiana y el neoliberalismo, con alicatado de thatcherismo y dibujitos animados de ecologismo, para que la gente tenga dónde elegir. Es lo que Kohl está imponiendo, sin demasiada acogida, a la Alemania Este. De ese hipermercado político, de ese drugstore ideológico, de ese pryca vistoso y monótono nos nutrimos todos, y es lo que traen a casa nuestros eurodiputados. Esto lo saben bien nuestros políticos, claro, de modo que ahora van a la política por la política, al poder por el poder, ya que, en cuanto a hacer, van a hacer todos lo mismo. Pero los sanisidros electorales los han montado bien. Mejor que las Ventas.


Powered by Comunicación Singular S.L.