[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 01-10-1990, EL MUNDO
Guerra/Besteiro
ALFONSO Guerra: Estará usted contento, jefe, de las bodas de oro que le hemos montado en Carmona, digo. Julián Besteiro: Eso es como cuando iban a la Plaza de Oriente, hijo. Pompas y vanidades. Aparte que en Carmona nadie ha dicho nada de mi chistera y mis botines. AG: Son otros tiempos, don Julián, hágase el cargo. JB: Y el paletó y el bastón y los guantes y... AG: Es que nosotros vamos de descamisados, don Julián. JB: El descamisamiento es fascista. Perón, Primo de Rivera y todo eso. Los socialistas quedamos mejor de corbata, y la prueba es que a ti, hoy, te veo muy arreglado. AG: Yo voy de domingo toda la semana, don Julián, pero luego la Prensa sanguinaria dice que venga de nikis lotusse. JB: Pues para el XXXII Congreso ya lo sabes, quiero ir de chistera. AG: ¿Y eso no cantará mucho, jefe? JB: No seas ordinario, hijo, y no me hables el cheli del Umbral ése y otros rojos. AG: Si quiere usted hablamos en alemán para que sólo nos entienda Mahler. JB: Ah, y el paletó. No me vuelvas a sacar de casa sin paletó. AG: Pero es una prenda de Fernando VII, don. JB: ¿Acaso no sóis vosotros un socialismo monárquico? AG: A ver dónde encuentro yo ahora un paletó. JB: Muy fácil, lo alquilas en Cornejo, como Marsillach. AG: Lo cual que don Adolfo nos está llevando bien la cosa del teatro, ya habrá usted reparado. JB: Un poco rojo para el PSOE me parece ese muchacho, hijo. Hasta creo que vive abarraganado con una pollita muy mona. AG: Ya le digo que son otros tiempos, don Julián. Ustedes tenían a «la otra» en un chaletito de la Guindalera. La señorita Llorente vive en la Moncloa, ya ve. Es la liberación de la mujer. JB: Ah, y el bastoncillo de junco y los guantes. Cómo me voy a presentar yo, que soy tan representativo, en el XXXII Congreso, sin el bastoncillo y los guantes de cabritilla. AG: Se los puedo pedir también a Marsillach, que lleva la cosa de la guardarropía, pero que va decirel Nico. JB: ¿Y quién es ese Nico, hijo? Me suena a zarzuela. AG: El poder sindical que no firman el concordato ni muertos. JB: Pues Pablo Iglesias era tipógrafo y a mí nunca me dio un quebradero. Mayormente porque se murió, claro. AG: El mejor socialista es unsocialista muerto, que ya lo dijo John Wayne. Por eso yo, ahora, le he sacado a usted. JB: ¿Ese Wayne que dices era algún síndico de cuando la matanza de Chicago? AG: No exactamente. En elOeste, los sindicatos eran todos pieles rojas. JB: Siempre dije que el cinematógrafo no tenía porvenir. AG: Ahí, ahí, profeta. El porvenir lo tiene la tele, que es nuestra. JB: Y los botines. Sobre todo los botines. Cuándo se ha visto un socialista/sindicalista sin botines. AG: Perdone usted, maestro, pero, desde Wodehouse, eso de los botines se queda para los señoritos.JB: Es que yo soy un señorito. Un señorito socialista. ¿Acaso no lleva botines ese Nicolás Redondo? AG: Zapatos de rejilla por la calor, que son tan horteras. Y cuando empezó, alpargata. JB: Cuánta plebeyez, qué hubiera dicho UrrutiAG: ¿Y quién es ese Urruti, otro del cementerio civil? JB: Fernando de los Ríos, hijo, Fernando de los Rios, nuestro padre santo. AG: Usted disimule. Es que más allá de Rubial me pierdo unpoco. JB: Tú me parece que te has quedado en pleitos de familia. AG: A la familia ni me la miente, don Julián, que me ha salido una tribu urbana, como los punkis, pero con teléfono y agenda. JB: La familia es la célula fundamental, Alfonso. AG: Que eso lo decía el Caudillo, jefe. No irá usted a soltarlo en el Congreso. JB: Sin botines y sin poder hablar, me parece que a ese Congreso ni voy a ir. Además, que luego os ponéis a hablar en «sociata», como dice Campmany, ese monárquico, y no me entero de nada. AG: ¿Pero lee usted el ABC, don Julián? JB: Estoy suscrito, por si me sacan. El otro día, mira el homenaje que me han hecho, que hay que ver qué mano tienen para los centenarios. AG: Que lo de Carmona también ha sido fuerte, jefe. JB: Ya, pero sin botines. ¿Quién se ha puesto mis botines? AG: Anda, pues resulta que los llevo yo. En qué estaría pensando. . .


Powered by Comunicación Singular S.L.