[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 07-02-2001, EL MUNDO
Sonata de espectros
Homenaje y memoria de Carrero Blanco. Presencia abanderada de Fraga Iribarne. Medallas al verdugo de las manzanas. Sonata de espectros. Vuelven los fantasmas de la tribu, los grandes de la sombra, el pasado muerto es lo que vuelve. ¿Por qué ahora y cómo? Hay una ultraderecha que no quiere a esta derecha, hay una venganza tardía y triste de los que se salvaron con el frac alcanforado de la democracia. Es la derecha democrática, europea, viable, que tiene sus ancestros aún muy cerca. Mientras el PSOE y el señor Zapatero se aprestan a dialogar, a los gobernantes les crecen los muertos, les asustan los vivos, y cada semana se abre un armario y sale un nombre hecho de sangre y periódicos viejos. Piensan en sus nichos que esto es el sagastacanovismo, que Aznar le va a ceder los poderes al socialismo, que dos jóvenes políticos se han puesto de acuerdo para mandar en España. Y entonces se apronta la conjura de ultratumba, la ordalía del caudillismo sentimental, el éxtasis guerrero de quienes por siempre murieron triunfadores o creen que gobiernan una autonomía, no reconocen su exilio, no se arrodillan en sus piedras. Están reumáticos de sepultura. Martín Villa, de juventud falangista y madurez multinacional, se cabrea con el Gobierno porque no le salen las cuentas. ¿Es que aquí no transicionó nada, nadie? Los problemas, al Gobierno, no se los crea la Oposición sino la genealogía, los ancestros, los sempiternos. Rendir honores a los petrefactos de la Historia es rendir cuentas a la derecha eterna. Fraga quiere Galicia para él, pero eternamente. No bastaba con curar los muertos al sol democrático de las plazuelas. Ahora exigen gabelas y hasta hablan de una guerra. Dejad que los muertos entierren a sus muertos. Al Gobierno, sí, le crecen los abuelos. Quizá es lo que ha ocurrido siempre. Cuando la España acérrima se encarrila correcto, porque es lo que se lleva, la derecha anterior, enterrada o derrotada, reaparece por todos los escotillones, gritando guerra, reclamando homenajes, porque las flores de homenaje suelen esconder una bomba de falso anarquista a sueldo. Siempre brota la sangre de un caballo de naipe. Cuidado con los abuelos, cuidado con la propia biografía, que está llena de silencios. Como son de su tiempo, les parecen rojos Cánovas y Sagasta. Todo lo miran por el cristal de entonces. Y no quieren dar la mano, sino arrojar el guante, a unos chicos que tienen la edad de la izquierda. A eso ha venido, en estos días, la sonata de espectros con su uniforme de lluvia. Veinticinco años de Santa Transición y aquí no se jubila nadie. Detrás de la derecha electoral y ganadora había otra derecha, la de siempre, esperando su día, su momento, estorbando los pactos del buen gobierno, temiendo que se monte una alternancia. Eso será o no será, pero ellos, en su Calendario Zaragozano, lo ven como posible y peligroso. No vienen a colgarse una medalla. Vienen, quizá, a colgarnos de los huevos.


Powered by Comunicación Singular S.L.