[ACTUALIDAD]
Presentación Ensayo sobre Francisco Umbral . EL pasado viernes día 24 de mayo de 2019 tuvo lugar la presentación del ensayo sobre Francisco Umbral, “Francisco Umbral y la desquiciada eufonía” (Manuscritos, 2019), de Diego Vadillo López, en la Biblioteca Municipal Luis Parra de Villanueva del Pardillo. Ver información en Nota de Prensa ...
[RECIENTES]
Publicación en EL Mundo del artículo dedicado a Pitita Ridruejo por Umbral. ...
El martes 19 de marzo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del ...
El 20 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Municipal de Majadahonda un encuentro con el escritor Antonio Soler, ganador ...
EL ARTÍCULO [del día] 06-03-1999, EL MUNDO
50%
Al señor Pujol se le ha ocurrido que el Rey, cuando en Cataluña, hable en catalán al 50%. Los políticos que entran en período electoral son como las premamás cuando entran en los meses difíciles. A los nacionalistas se les están ocurriendo muchas bobadas ineficaces para ellos mismos, pero Pujol ha dado prueba de mayor talento que ninguno al administrar el catalán del Rey. Ante un rey caben varias actitudes: Reverenciarle. Matarle. Halagarle. Hacerle facecias. Darle conversación. Llevarle a la guillotina o sugerirle el tema. Contarle las memorias de Azaña. Sacarle el rollo de las traineras. Pedirle que repita las gracias y llantinas de Froilán. Todo esto y más. Lo que no se puede hacer ante un Rey de España es decirle que lo justo, lo propio y lo correcto en Cataluña es dirigirse en catalán/español al personal, mitad y mitad. Porque así no sabríamos a qué atenernos, aunque uno, siempre dispuesto a colaborar, sugiere lo siguiente: Que si el Rey entra en un estanco a comprar celtas, hable en castellano a la entrada y en catalán a la salida. Una vez que tenga los celtas, a él qué más le da. Si el Rey pide un periódico en las Ramblas, debe pedirlo siempre en catalán y, una vez hecha la demostración, pedir otro en castellano para leerlo en el hotel y enterarse de lo que pasa. Sin salirnos de las Ramblas, que son tan hermoso paisaje, el Rey puede tener la ocurrencia de regalarle un pajarito a la Reina (allí se venden muy canoros). En esta delicada circunstancia, el Rey debe cruzar sus primeras palabras con el pájaro en catalán y luego pasárselo a la Reina para que el bicho siga con ella en alemán o griego, según. Si el Rey toma un taxi en Barcelona, deberá llevar toda la conversación con el taxista en catalán, pero como los taxistas no dejan hablar, que hable él, mientras conduce, en su catalán de Jaén, una variante que todo monarca autonómico está obligado a conocer. En caso de que a Su Majestad le apetezca un tentempié, no hay inconveniente en que se detenga en un bar y pida algo en la barra, siempre que la parte líquida la pida en catalán y la parte sólida en castellano. ¿Y si el Rey precisa el teléfono o el retrete, que son el verdadero encanto de los bares? Don Juan Carlos dudará aquí en qué idioma preguntar por lo uno o por lo otro: la solución está en preguntar por las dos cosas, una pregunta en español y otra en vernáculo. También puede el Rey, hombre al fin, caer en la tentación tan masculina de hacer una pintada ingenua en el retrete, con su correspondiente pie: El pie debe escribirlo en castellano y la señorita mona pintarla en catalán, para que la entienda todo el mundo. Etc. Ya ven ustedes que no es tan difícil lo que propone el señor Pujol y todo es cuestión de ponerle a las cosas un poco de ingenio y buena voluntad.


Powered by Comunicación Singular S.L.