[ACTUALIDAD]
Entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014. El martes 17 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 a Juan José Armas Marcelo, por su libro Réquiem habanero por Fidel, editado por Alfaguara. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 ...

» Continuar leyendo
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 11-05-1997, EL MUNDO
De saritas, cármenes, liaños y el gato Humphrey
Lunes 5 . GALDOS me da más literatura. Miró me da mejor literatura. . Martes 6 . INAUGURACION de Mariví Nebreda en la galería Fauna's. Pepe Díaz, la bella Ro y mucha gente conocida. La pintora Nebreda cuenta en principio con una manera, un clima, un mundo, una temperatura pictórica, tibia y distante, en la que hace aflorar un barco, un paisaje, un balcón, una ventana, una ría. Se ha citado a Tino Grandío, y no sin razón, como antecedente de esta pintora de Madrid que tiene un alma coruñesa. A primera hora de la tarde he estado en el periódico. En el despacho de Mari Guapi he conocido personalmente a Carmen Gurruchaga, mujer fuerte y esbelta, de prosa decidida, buena periodista a la que siempre había leído en sus crónicas desde San Sebastián. Carmen me impresiona por su seguridad sin matonismo, por lo que me cuenta y por cómo lo cuenta. Tiene ese perfil humano de mujer fuerte que tanto nos gusta a los hombres débiles. Desde ahora la voy a leer con mucho más interés. Se ha venido de San Sebastián por razones obvias. La tenemos aquí trabajando en «Nacional». Carmen Gurruchaga, una historia entera y atroz. Unas manos «de hombre» y, en fin, un gran modelo femenino para un pintor vasco o de lo vasco. Tiene un perfil a lo Zubiaurre, pero en progre. . Miércoles 7 . HOMENAJE y medalla de oro a Sara Montiel en el Ritz. De Borau a Berlanga, todo el cine español. Llegado el momento, me levanto y leo esta cosa: Antonia es una manchega de Madrid con desgarro callejero de haberse tirado a don Ramón del Valle-Inclán en el Paseo del Prado. Antoñísima es una estrella de la cuarta de Apolo que, después del incendio del Novedades, ha seguido metiéndole pierna al siglo XX, bailando el tango con los muertos y los vivos del exilio, enviciando de cuplés los barrios bajos del mundo entero y las radios de cortinilla. Sara Montiel es la reunión apretada -ay esos pechos- de tres mujeres en una, las tres que he dicho y muchas más, que ella sola es una generación de guapas tralleras y mozorras que se le salen desnudas por el escote. Sara Montiel es el pelo en bandós, como una Cleo de Merode muy madriles, un puro de financiero y una voz de mujer profunda y mala, de hembra de cabaret, que suena a cotillón canalla con un cementerio de chulos a sus pies. Sara Montiel, Antonia, Antoñísima, es la arriera manchega pasada por la garlopa de Hollywood y el látigo nocturno de los hombres. Tiene más biografía que Isabel II y no sale en las monedas porque no le caben las tetas. Sólo ella llena la pantalla y llena el cine español. Una vez se me desmayó en los brazos y descubrí que no pesa. Es toda alma. Gracias, Antonia y un beso. Nombres: Pepe Rubio, López Vázquez, Rosa Valenty, Marujita Díaz, Liberto Rabal, que presentó el acto, Pedro Almodóvar, Terenci Moix, Giménez Rico, Massiel, Paco Marsó, Loles León, Josema, etc. . Jueves 8 . GRAN muestra de Amalia Avia en el Centro Cultural de la Villa. Amalia ha hecho siempre un realismo madrileño sin costumbrismo ni hiperrealismo. Hubo un tiempo en que repudiábamos todo esto, mientras nos extasiábamos con el París de Utrillo, que viene a ser lo mismo. Ahora creo que valoramos con más justicia y gusto esta pintura. Amalia se ha ido desentendiendo de su origen naïf y a mí me gusta mucho ese Madrid usado, clausurado, sombrío y sin colorín local que nos da la pintora. Es algo así como un triste domingo madrileño sin sol y con todas las tiendas cerradas. Mucho público y Carmen Káiser. Por la noche, cena en casa de Inés y Miguel Oriol. Miguel ha perdido los agudos del oído derecho, como yo, pero lo lleva con más humor. Mantiene una larga conversación con José Antonio Fernández-Ordóñez sobre la cosa del Museo del Prado. Parece que la reforma del Museo no la hará ningún arquitecto. Le pregunto por el Museo de la Guerra o del Ejército y parece que por fin lo anejan al Prado. -¿Y los militares? -Los militares están de acuerdo. También le pregunto por el Museo de Arte Abstracto al aire libre, en la Castellana, que está abandonado y lleno de pintadas, botes y preservativos. La sirena varada de Chillida se ha varado entre basura, periódicos viejos, perros perdidos y contaminación. Jaime Campmany me cuenta que alguien ha protestado de que en la Academia no estemos, como periodistas, él y yo. Bueno. El juez Gómez de Liaño, con la cartera/acordeón a pie de obra, cuenta episodios burocráticos muy divertidos con humor de hombre soso que nos hace reír a todos. Sé que está crispado por las presiones de la prensa y la política, pero esta capacidad de mantener el humor en sociedad y la gracia sin maldades me lo revaloriza humanamente. En la mesa, Inés me dice que le hace mucha gracia eso de que yo la saque viajando en tractor. Luego se habla sobre el gato de la Thatcher, al parecer abandonado, y me dicen que no era de la Thatcher, pero yo demuestro con fechas que sí lo era. -El inquilino de Downing Street no tiene derecho a llevarse nada de la casa, cuando cesa, porque todo es del Estado me dicen. -No creo que el gato Humphrey sea del Estado. Margaret se lo podía llevar como sin duda se llevó sus bragas (de hierro), que supongo no serían también del Estado. Inés, cada día más reducida al diseño de sí misma (y con otro perfume), es lo que se dice una señora que sabe recibir. . Viernes 9 . ESCRIBIENDO desde muy temprano. Por la tarde entrevista con una alumna de periodismo (por estas fechas siempre se acumulan). Judith, 18 años, mona y coruñesa. Llega a las seis para una entrevista rápida y se queda hasta las diez de la noche. Parece lista. El domingo vienen a almorzar (en el jardín, si el tiempo ayuda), Fernando Fernán-Gómez, Haro Tecglen, Cándido y las chicas. Tres maestros de vida y obra, tres viejos amigos de una intimidad macho con quienes sigo aprendiendo y disfrutando. Uno escribe mayormente pensando en ellos, como seguros y atroces lectores, ay.


Powered by Comunicación Singular S.L.