Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2015

Ayer lunes 9 de mayo de marzo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2015 a J.M. Caballero Bonald, por su libro Desaprendizajes. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado por la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, España Suárez, presidenta de la Fundación Francisco Umbral, y el el ...
NOTICIAS [recientes]
Valladolid reconoce al columnismo más joven ...

» Continuar leyendo
Entrega del Premio de Columnismo Francisco Umbral para ...

» Continuar leyendo
Taller Atrévete a cruzar el Umbr@l. Columnismo 3.0 ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 17-03-1997, EL MUNDO
¿De qué descansan?
Como la prensa diaria viene empastelada de crímenes y sangre, acojámonos a la prensa del corazón y de más abajo. Aquí es todo lo contrario: la gente no se mata ni se tortura en couché, sino que todos fornifollan con todas en paraísos fiscales que además son paraísos terrenales, sobre los verdes campos del golf o bajo las palmeras que dan colacao. La noticia más frecuente es que el famoso o la famosa «está pasando una temporada de descanso en...» ¿De qué descansan? Son gente que vive de la fortuna heredada, del pelotazo de papá, de lo que les pasa el ex, a ellas, o gente que no se sabe de lo que vive, pero desde luego no de trabajar. Recuerdo siempre un lejano y presentísimo chiste de Máximo: se veía una cuerda de famosos con sus atalajes de oro, plata, collares, pulseras, ombligos y otros lujos, y una de las rubias maravillosas y tontas (quizá la Gunila) decía: - Y cuando termine el veraneo ¿adónde vamos a ir de vacaciones? Esta prensa del corazón, tan impecable y tan bien hecha en España (generalmente hasta consiguen el buen gusto), nos informa de que él o ella se van una temporada a descansar, pero lo que no nos explican nunca es a descansar de qué. Marujas y puris compran estas revistas precisamente por eso, porque en ellas encuentran unas señoras y señoritas que siempre se están yendo de vacaciones. El ama de casa, que es el proletario del marido y no tiene más que quince días al año para molar bronce, más los niños y la suegra, se fascina con unas famosas que están todo el año yéndose de vacaciones a una isla, un mar inédito o un volcán que sólo echa fuegos artificiales. No digo que sea un insulto para el mundo del trabajador ese alarde de ocio. Por el contrario, pienso que los ricos de couché tienen mala conciencia y por eso dicen que se van a descansar, como si hubieran trabajado alguna vez, por no decir que van a seguir durmiendo a pierna suelta y viajera en otro yate, en otra cama, con otra dama, en otra isla, en otra cala incógnita, en otro hotel, en otro mundo que nada tiene que ver con el nuestro, yo aquí como una puta birmana acuñando calderilla en la misma olivetti de toda la vida, que no tengo para otra, y menos para uno de esos cosos iberespaciales que te dan el trabajo hecho, la columna escrita, y así salen ellas, claro. El Lecquio y todos esos bailaputas no han escrito una columna en su vida. La columna son ellos, ellas. Nos la dan resuelta. A lo mejor es de eso de lo que tienen que descansar: de ser un tema para quienes no descansamos. Y ellas, tan repuestas. ¿De qué váis a descansar, ricas, es que os habéis cansado alguna vez, como no sea de cambiaros el bikini cada vez que pasa un fotógrafo, para que os coja en bolas? El otro día iba yo a comer con Alvaro Luis y él se compró una revista del corazón y de la vagina, que en él tiene disculpa porque forma parte del oficio. Le eché un ojo al papel y todo era gente famosa que se iba a tomar una temporada de descanso, cuando yo creía que estaban descansadísimos. Cierto que no hay nada tan agotador como el ocio, pero ellos/ellas se reponen cambiando de ocio. Y el caso es que es muy fácil engancharse a esa vida. Los viciosos somos nosotros, que hasta le hemos cogido gusto al curro, qué vergüenza, trabajar, qué inmoralidad, qué asco.


Powered by Comunicación Singular S.L.