Entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014

Don Narciso de Foxá alcalde de Majadahonda y Doña España Suárez presidenta del la Fundación Francisco Umbral Tienen el placer de invitarle a la entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 que ha sido otorgado a Réquiem habanero por Fidel de J.J. Armas Marcelo, editado por Alfaguara. El acto tendrá lugar el martes 17 de marzo a las 19.30 horas en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 ...

» Continuar leyendo
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 14-03-1992, EL MUNDO
Willy Brandt
Ahora que ha venido a vernos Willy Brandt, la figura mejor acuñada del socialismo europeo, el padre espiritual (y financiero) de Felipe González, ahora es el momento (por qué aguantarnos más tiempo) de decir lo que pensamos, o dejar que lo diga él: «El socialismo es una res puesta a todos los problemas que se plantean en el mundo». El que quiera entender, que entienda. Brandt asegura que habrá en el mundo un período de «revitalización» de las ideas básicas del socialismo. Nos permitiríamos corregirle en lo de «revitalización», ya que el socialismo nunca ha perdido vitalidad, y menos en estos años, aunque la democracia cristo/vaticana de Kohl le haya descabalgado a él en Alemania y las cajas fuertes de la calle Alcalá hayan sacado los colores y las ojeras a Felipe González. Porque dime, a ver, tío, si vas a mirar, veamos, ¿qué coños vas a ser en este fin de siglo, cuando la momia de Lenin anda ya por las ferias, como la del matador Granero, el torero valenciano que murió en Madrid, con un asta en un ojo? A Lenin, el asta en el ojo se la matió Stalin, como a Trotsky le metió toda la dulzura de un hacha en la cabeza. Y luego vendría Breznev en plan corroborar, que, como me contaba Carrillo, estaban en el Soviet Supremo, alguien tocaba un timbre y entraba el Ejército para llevarse y fusilar al que se encontraba en el uso de la palabra. En cuanto al liberalismo kennediano y la Nueva Frontera, aquello se vino abajo (tenía sus orígenes en el gangsterismo de la cerveza) con el nembutal de Marilyn, el abandono y muerte de Mary Jo, el puente construído todo de consonantes impronunciables (sólo Pedro J. sabe decirlo) y la reciente nota a pie de página que supone el último sobrino violador de la familia. Constatada la incapacidad y la miseria del señor Kohl (con quien Aznar se retrata como haciendo una gracia) para asumir el gran regalo de la Historia, la Alemania Este, a la que no tiene nada que decir ni que dar, devolviéndola así a su nostalgia socialista, constatado, y ya no sé por dónde iba, todo lo demás, qué rayos vas a ser, tío, macho, coleguilla, tron, en el mundo de hoy. Socialista o gilipollas. Socialista o bailón de bacalao. Socialista o liberal doceañista, de ésos que argumentan todavía con las Cortes de Cádiz frente al mínimo intervencionismo de Felipe. Ahora que Felipe ha dilapidado la tradición del PSOE, cien años de honradez tipográfica y Residencia de Estudiantes, ahora que el socialismo residual, no guerrista, se recluye en sus reservas cherokees, o sea los sindicatos, con sus huelgas y otras romerías (España real), ahora que la Residencia de Estudiantes es un coñazo letárgico sólo remediado por la juventud ácrata de Aranguren, ¿qué pollas de cosa vas a ser, colega, más que sociata hasta aquí? Por eso González sigue recibiendo al cartero, que siempre llama dos veces, con millones y millones de votos. El pueblo no vota ya al actual ejecutivo de la Moncloa, víctima de las usuras del tiempo y el poder, con ojeras de enfermo y unos zapatos gordos, feos y resistentes, como los de Segarra, los guerrilleros del calzado. El pueblo sigue votando una idea socialista que pasó como el albertiano ángel de los números, el 82, que pasó por sobre nuestras boinas cuando entonces. Tiene tanta fuerza la idea de socialismo, tiene tanto sabor de estraza y generosidad la palabra «socialismo», como decía una vez Vicent, que seguimos votando a Felipe, que es la corporalización de todo eso, pese a ibercorps, filesas, rumasas, flicks/flocks, renfes, juanguerras y otros rollos guapos. Lo demás es radicalismo light, liberalismo yuppi, plazaorietitalismo de izquierdas, fundamentalismo posmoderno con camisa de rayas gordas o pura melancolía alfonsina, tron.


Powered by Comunicación Singular S.L.