[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 02-02-1995, EL MUNDO
Final de etapa
Le tomo el titular a un memorable y oportuno editorial de El País, «Final de etapa», dándole un giro, mi propio giro, que temo y espero será el mismo que va a dar don Miguel Yuste. El final de etapa, quiero decir ahora, no va a ser el final de Felipe González, sino el final de esta bonita ordalía o fastuoso pollo que hemos montado con la corrupción, la judicatura, el tinte, la biuti, Amedo y el talego. Este final se llama Debate sobre el estado de la Nación, que FG no quiere plantear la cuestión de confianza -¿es que acaso alguien ha perdido la confianza en él?-, y la oposición no se atreve a plantear la moción de censura, porque la pierde. Entonces Belloch sale como los últimos mellizos unidos por la cabeza, con su biministerio, y se dibuja como el valido y el tapado de Glez. para cuando éste ascienda a los cielos de todas las presidencias europeas, para luego descender sobre Somosaguas y el diccionario Espasa, o sea quedar con gloria y dignidad, como su paisano y mi amigo Jaime Ostos ha quedado en el Cossío. Belloch será el presidente de jornada. Al señor Vera me lo pasan por el tinte en un pispás, con un programa especial ariel de lavadoras y ya está, el último encurtido que vuelve a lavarse los dientes en casa, y no con el cepillo de hierro del Estado. Hasta la gran Pilar Urbano, esta Elsa Maxwell del Bien, ha sacado del purgatorio a Escrivá, y muy brillantemente. Febrero o la resurrección de la carne. La alpargatera de Cultura, que parece una de las señoritas de Aviñón de mi novela (la más decente de todas), ha acertado por fin con el stock de calité literaria que había que mandar a París. Supongo que mi querido Gimferrer ha rehusado por la lluvia de París, que él va siempre de paraguas y compartimos faringitis. ETA, tras lo de Ordóñez (que hasta Jon Idígoras se ha puesto de alivio de luto), amenaza al PP para frenar su crecimiento en el País Vasco, qué corte para Aznar, que con eso no contaba. Si los nacionalistas empiezan a matar de rabia, nadie va a votar PP bajo el chirimiri de sangre. A Aznar se le paran los pulsos hasta para hacerse la raya del pelo, joder qué raya. El citado Debate ya lo tiene pactado FG con Pujol, o sea ganado estadísticamente, pero repito la frase de Borges que usé ayer: la democracia (y mayormente en este caso) es un abuso de la estadística. Mario Conde se despide por carta de sus «queridos colegas del módulo de ingresos», qué manera más fina de decir trullo tienen los ricos, los robagallinas de la gallina de los huevos de oro. Conde en la calle tiene mucho peligro, sobre todo para la derechona, que él no renuncia a traer una nueva derecha de pelo joseantoniano. Entre Conde y ETA, a Aznar se le ha quitado la cara de niño, como escribe aquí mi querida Consuelo A. de Toledo. La presidencia se le está poniendo crudelísima. (Respeten el superlativo, please). Lo cual que Mario Conde dice talego y no trullo, lo que significa que anda retrasado en el argot de la calle y que no me lee. Es como cuando Felipe salió con el jersey de pico. Así no se ganan elecciones, tíos. Conde, en su carta carcelaria, habla de Emilio el gitano y del mus, pero a mí todo esto me parece electoralismo anticipado o falsa camaradería del que paga su libertad a precio de oro orificado por Benvenutto Cellini. En nuestra cultura, la libertad tiene un precio, como todo, y luego dicen que la democracia es libre. El final de etapa, pues, no es sino el final de la ordalía de los biutis y los mantecas. Y el Debate sobre la cosa, la misa cantada, la consagración y el gregoriano que pone en levitación a Felipe, para que nos siga bendiciendo desde el azul católico de España. Con Escrivá.


Powered by Comunicación Singular S.L.