[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 15-07-1993, EL MUNDO
Los pupitres
Al fin, hombre, ya he entendido lo que era, lo que es «el cambio del cambio» o «el cambio sobre el cambio», que la frase quedará en mármoles y bronces con sus distintas versiones. Y lo he entendido gracias a un dibujo muy ilustrativo y didáctico que trae este periódico. Como decía el clásico, «no entiendo una idea que no se pueda dibujar». Pedro J. Ramírez es ya un clásico del periodismo y acostumbra a ilustrar las ideas que difunde con láminas, gráficos y dibujitos que nos lo ponen todo muy claro a los que somos ágrafos en política, como yo. «El cambio del cambio» ocurre que no era más que un cambio de pupitres en los escaños del hemiciclo de las Cortes. Así, Felipe González, que ahora va a ir más al Parlamento, quiere tener delante y detrás un paisaje humano que le sea más grato y que refleje mejor su supremacía y la mierda que son los otros. Que les ha cambiado de sitio, o sea. Así, un Gobierno gris entona bastante bien sobre un banco azul. Todo discreto y belga. (Ya conocemos el trauma de Felipe por no ser belga, como el mío por no ser masón o judío). A espaldas del presidente FG, quedan Anguita e IU, que es que no quiere ni verlos. A su izquierda, toda la gloriosa hueste del PSOE, barbas reconvertidas, ganadas al guerrismo, y Guerra leyendo una novela/río. Casi frente a él, inmediatamente detrás de los ministros, Roca, el catalán listo que, como decía Maciá en parecido conato, acabará traicionando a los suyos, o sea Pujol. En tercera y cuarta fila, la flor del PP, Aznar y doce de los suyos, polvo, sudor y tervilor. Como se ve, al líder de la oposición le echa para atrás, quizá por haber rechazado su ofrecimiento de hacerle Jefe de la Leal Oposición, como a Fraga, o sea Caballero Cubierto, con cama y mesa. En el gallinero, que dice el periódico, o sea el palo, que decimos la basca, el resto de los nacionales/PP. Entremetidos de cualquier manera, embuchados y enmogollonados, PNV y CIU, también como castigo por haberse negado a colaborar en un ministerio, y mirar sólo por las pesetes. En cuanto al Grupo Mixto y Canarios, quedan ya casi fuera del hemiciclo, como esos aficionados que oyen el partido extramuros del Vicente Calderón, o se lo van contando los porteros del estadio, que son los mejores locutores, y gritan «iGol, g00000l!» desde la puta calle. ¿Entienden ahora el cambio del cambio? Era sólo un cambio de pupitres. En mi colegio, con Máximo, al que amo y admiro inmensamente a pesar de todo, yo era el primero en catecismo (no por fe, sino porque el catecismo es literatura), y ganaba, gracias al padre Vilariño, los puestos que perdía en geometría y matemáticas. Bueno, pues Felipe ha impuesto un criterio escolar en el Parlamento (lo que denuncia la elementalidad de sus ideas) y quiere tener más cerca a los fieles, más lejos a los infieles y a su espalda a los rojos, para no verlos nunca. Yo también tiro a la piscina a los autores que quiero olvidar. Todo muy elemental, jefe. El cambio del cambio, puesto que nada ha cambiado, es el cambio de puestos en la clase. FG (vamos a concederle cierta grandeza) concibe el hemiciclo como el Inferno del Alighieri, con sus círculos rigurosos, de manera que todos se ordenan en tomo a su persona, según fidelidades e ingencias. Tan elemental como lo de don Modesto, el maestrillo de Máximo y mío. Este Gobierno que ha formado González tiene dos finalidades, o mejor dicho tres: apelar a la tecnocracia (ya lo dije el otro día, como Franco, desplazando a los legitimistas y fundamentalistas de Guerra), trabajar con gente de tonos ocre moderado, que es la moda Gaudí para las restricciones, potenciando así la personalidad del líder, y arreglar un poco la economía mediante los ejecutivos y liberales (ya glosados aquí), aunque esto lo critica muy bien Jesús Cacho. Finalmente, salvar algunas barbas de socialistas que son como los reyes godos del PSOE. Decorativos, o sea.


Powered by Comunicación Singular S.L.