[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 11-11-1996, EL MUNDO
Antonio López
Al gran pintor Antonio López parece que le han quitado el título de académico de Bellas Artes porque se ha cumplido el plazo para pronunciar el discurso de ingreso y él no lo ha hecho. Esto ha despertado cierta polémica en la que media Andrés Aberasturi con un artículo donde extrapola el caso a mí mismo, que ni soy académico de nada ni tengo que pronunciar ningún discurso ni acostumbro faltar a las citas, sean académicas o no. Considera uno, conociendo un poco a nuestro Velázquez «poscontemporáneo» (Bousoño), que el genio manchego es lento de elaboración en lo suyo, su magistral pintura, con lo que aún habrá de ser más lento en otras labores, como la literatura. AL ha estado en crisis, andaba de médicos y su honradez exasperada le lleva a no decir ni escribir una sola palabra en vano. Pero Antonio entró en el juego académico, aceptó el nombramiento, se había presentado o dejado presentar, y ahora tendría que seguir el juego hasta el final, llevado de su propia e inflexible coherencia. Razones hondas tendrá para no hacerlo así. La Academia de Bellas Artes, por su parte, está en el pleno derecho de borrar a un señor que se abstiene, y no se trata de castigar el absentismo de AL, sino de cumplir al menos las leyes en las Academias, ya que no se cumplen en casi ningún otro sitio. Querido Andrés, no porque nuestro pintor haya perdido el tren de la prosa deja de ser un genio, ni los de Bellas Artes, sus colegas, afirman tal cosa, sino que se limitan a cumplir el reglamento, pues ya lo dijo Romanones, aquel conde viejo, sabio, liberal y cojo: «Para ustedes las leyes y a mí déjenme los reglamentos». Prefería Romanones gobernar con los reglamentos, sabiendo la importancia que tienen en España, como lo sabe la Real de Bellas Artes. Si a ese fondo anarquista, saltatumbas y follamadres que los españoles tienen le quitamos también los reglamentos ¿qué nos queda? En cuanto a mí, querido Andrés, sabes cómo te quiero y admiro (eres el Woody Allen de nuestra televisión, lo único presentable), pero no me gusta ir de mártir irredento por la vida, sangrando por sobre mis chaquetas de Christian Dior, que luego la sangre no sale ni con el tinte. Quiero decir que no soy académico, que no tengo gloria ni discurso que pronunciar, que estoy bien así, y que ahora en Asturias han escrito los informadores que he sido «múltiples veces rechazado por la Academia de la Lengua». Si saben que sólo fue una vez y hace mucho ¿por qué escriben «múltiples»? Nosotros que somos del oficio lo sabemos: por tener un titular y porque hace más patético. No deseo que tú, Andrés, tan fino y firme, tan amigo y libre, te sumes a ese periodismo «de titular» ni que los coleguis me sigáis presentando como un Valle-Inclán de Valladolid, porque yo nunca me he acostado sin cenar, como Valle (salvo prescripción médica) ni pienso que en la Academia haya una perpetua y tumultuosa conjura contra mí. Tendrán cosas más interesantes en que invertir su tiempo, sin duda. Raramente condesciendo a la autocompasión y el autovictimismo. Por eso me molesta que otros lo hagan por mí. Tú, Andrés, lo haces de corazón, pero otros de corazón negro. Ojo. Decía don Eugenio d`Ors que «lo malo del que sufre manía persecutoria es que tiene razón». La persecución la engendra previamente la manía, o sea. Con amor y periodismo, tron.


Powered by Comunicación Singular S.L.