[ACTUALIDAD]
10 Años sin Umbral. La Biblioteca Nacional de España recuerda la figura de Francisco Umbral, diez años después de su fallecimiento, en colaboración con la Fundación que lleva su nombre. La primera mesa redonda reúne a tres profesores universitarios que han escrito sobre él. La segunda, a escritores, periodistas y editores que le ...
[RECIENTES]
Ayer  lunes 8 de mayo de marzo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al ...
Fernando Aramburu ganador de la sexta edición del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2016 La Fundación ...
En la sede de la Fundación Francisco Umbral, el dia 29 de junio se reunió el Patronato que vela por la figura del ...
EL ARTÍCULO [del día] 18-03-2006, EL MUNDO
Mujercitas
Las mujercitas de Luisa María Alcott (creo que se llamaba así) eran muchas, pero cabían todas en un cesto de la plancha o en un té de las cinco, también cabían en una orquestina de sufragistas y en un bautizo sin blasfemias ni cura demasiado moderno. Ahora los amigos se me agolpan en la barra del café para preguntarme qué pasa con el género, dónde han ido a parar o a no parar, las chais, las jais y todas las demás reservas femeninas que fueron libres cuando aquí se había suprimido la libertad. Yo les digo a los amigos, a los viejos ligones, a los veteranos camastrones, a los guapos oficiales, a los chelis de madera y a los maricas de terciopelo devotos de Ramoncín, que la política lo ha estropeado todo porque la política no es buena para nada, pero hay que leerla en los periódicos por no quedar tan parado en el tiempo como el sapientísimo Alonso Zamora Vicente. Por la press nos enteramos de que las mujeres no están ahora en el aniversario de la Fierro ni en las bodas de los Jerónimos, sino que están todas de diputadas del PSOE, rojas de Izquierda Unida y otras izquierdas. O sea, que están haciendo política dura, modistería pop, psiquiatría industrial y orgías etílicas para que vuelva el weekend, que con eso de la litrona nos venimos olvidando del weekend. Quiere uno decir que antañazo, con represión franquista y todo, las mujeres se daban más a la novela rosa y bastaba con leer un libro de Pueyo, novelas selectas, para conocer todo el material femenino. Ahora, las señoritas se agrupan en feministas, femeninas, liberadas, politiqueras, zapateristas y de Pilar Manjón. Lo cual que cada grupo requiere su estrategia y a cada campamento de Serrano hay que aplicarle la doctrina correspondiente. Hemos cambiado nuestra libertad en euros y antes de sacar los martinis conviene ponerse al día de lo que profesa la joven, que puede ser socialismo de boutiques, mujeres maltratadas, novelistas con premio, amigas de los perros y otras perrerías. Si te confundes de doctrina y de estrategia ya estás perdido. Ella nunca te perdonará que confundas a Soledad Puértolas con Virginia Woolf. Y por ahí ya asoma una punta de la isla de Lesbos, donde ellas siguen leyéndose mutuamente sus poemas entre Safo y María Zambrano. Ya me dirá, querido lector, qué hacemos usted y yo en una isla griega y municipal entre tanto mujerío literario y político, como las que el otro día le dieron puerta a Zaplana, que tampoco ha estado nunca en Lesbos, porque luego tendría que contárselo a su señora y eso es lo más fuerte. Mientras los caballeros se asocian por ideologías, estas damas se asocian por poetisas y sufragistas, como las concertistas combativas del siglo pasado, que pedían la castración del macho con música. Ya era complicado entender con toda su sutileza a una mujer. Ahora es mucho más difícil comprender a una del grupo mixto, a una concejala de Llamazares o a una amazona del Rocío por cuenta de la gaviota doble. Paciencia, amigos, porque es cierto que hay que cumplir menos que antes, pero tampoco nosotros estamos siempre en plena forma, sino que salimos al campo más flojones que Ronaldo. A nosotros, tíos, sólo nos queda esperarlas en el bar de Bellas Artes, que es donde se ponía Chumy en sus últimos tiempos, y parece que no le iba mal. Pero él era Chumy Chúmez.


Powered by Comunicación Singular S.L.