[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 14-03-2000, EL MUNDO
Aznar
El triunfo de Aznar no es nada irracional, y, en caso de que lo fuese, a nosotros nos correspondería racionalizarlo. Reduzcamos el problema a unos pocos asuntos. Dice Cela que el que resiste gana. Eso parece pensado para Aznar, el hombre que ha soportado humillaciones, derrotas, burlas y facecias, el que ha sufrido a fuego lento la superioridad parlamentaria de González, haciendo por corregirse, etc. Hay una política inspirada, iluminada, que es la socialista, hija del Romanticismo, del XIX y de los primeros socialistas, que estaban forjando una utopía moral y genérica, venidera, con mucho rigor pero con más esperanza que rigor. De ahí viene el socialismo español. Aguantar con eso 14 años requiere mucho mérito, y Felipe González los aguantó. Aznar sabía todo esto, quizá, o cuando menos conocía las cuentas y se limitó a esperar que la industria de Ferraz quebrase. Al día siguiente, 1996, se presentaba a cobrar. En estos cuatro años no ha perdido el tiempo recogiendo las cornisas caídas en el ventarrón socialista, sino que le mandó a Rato echar cuentas nuevas y atendió a lo que pudo y donde pudo. Su doctrina católica era un poco de limosna y un mucho de paciencia. Más que virtudes personales, Aznar tiene virtudes católicas. A veces el catolicismo funciona, sobre todo aplicado al cuerpo, más que al alma. El cuerpo de votantes lo ha probado. Aznar no miente, Aznar no llena de sangre los periódicos, Aznar reparte de vez en cuando la calderilla de los bautizos, que es todo lo que el pueblo español necesita para vivir feliz en su pobreza. Lo que le ha favorecido ha sido el contraste. Veníamos de 14 años de ebullición, libertades y retórica. La política de Aznar viene de los aznares, naturalmente, y nos ha dado cuatro años de aburrimiento, buena merienda, un año de tregua etarra, un Estado billonario con be y una cierta paz municipal. El pueblo español, que tenía agujetas de socialismo, le ha agradecido mucho todo eso y han votado continuismo para que el cuerpo acabe de asentársele. No están fascinados con Aznar, que no es un fascinador, sino camastrones, acostumbrados al empleo volátil, como el amor, y olvidados de todo el ruido mental de las ideologías, que da tanta jaqueca. Pero un país moderno difícilmente aguanta así ocho años, en la utopía pedánea de llegar a fin de mes, comer más postres y ver en la tele sólo inundaciones y ciclismo, sin una sola noticia política interesante. Tras la movida socialista, de la que tanto hemos aprendido, bueno y malo, Aznar nos ha vareado como olivos y la otra noche recogió los votos de la paz y a la paz. Sólo que el hombre es un animal pensante y el intelectual o el científico no pueden vivir sin ideas como la beata no puede vivir sin párroco. En la noche electoral no cruzó una sola idea los cielos primaverales de marzo, ni siquiera como platillo volante. Ha triunfado el régimen de vitaminas y el vacío mental. Pero la semana que viene alguien empezará a pensar, y entonces qué.


Powered by Comunicación Singular S.L.