Entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014

Don Narciso de Foxá alcalde de Majadahonda y Doña España Suárez presidenta del la Fundación Francisco Umbral Tienen el placer de invitarle a la entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 que ha sido otorgado a Réquiem habanero por Fidel de J.J. Armas Marcelo, editado por Alfaguara. El acto tendrá lugar el martes 17 de marzo a las 19.30 horas en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 ...

» Continuar leyendo
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 15-12-1990, EL MUNDO
Los masones
YA está, ya le salió a don Manuel Fraga el tirón cuarentañista, sólo disculpable porque andará cantando para adentro, estos días, como todos los españoles de aquellas generaciones, las coplas de Concha Piquer. Los masones, me refiero. Contra la inculpación de opusdeísmo en el Partido Popular, Fraga coge, llega, agarra, va y dice: - Nosotros no preguntamos cuántos masones hay en el PSOE. O sea que lo heredó de su general Franco, de quien se dice que fue rechazado por los dos amores de su vida, la Marina y la Masonería, llega, en su fijación, a preparar un libro donde hacía relación y delación de todos los masonazos españoles, mayores, medianos «e más chicos». El masón fue su chivo emisario, el masón fue a Franco lo que el judío a Hitler: un tópico verbal, una realidad retórica para fanatizar a todo un pueblo.Pero ya dice Guerra que a la derecha han dejado de ocurrírsele cosas, porque queda como un poco demasiado franquista que Fraga vea ahora masones en el PSOE. En el PSOE se pueden ver comunistas, chicos del SEU, liberales reciclados; de izquierdas, rojos de derechas, tribus urbanas, rockeros, viejas musas de la progresía, etc. En el PSOE puede verse incluso algún socialista. Lo único que yo no veo en el PSOE son masones, porque los masones fueron sacados a la luz con la democracia, se confesaron inocuos, inofensivos y cooperativos, y han quedado ahí, mínimos y benéficos, una cosa así como la Unicef. Acto fallido, dato freudiano, cosa, es eso de que a don Manuel Fraga, cuando tiene que responder a una inculpación política del insultador oficial del reino, le brote de los adentros el estigma aprendido del César Visionario: «Masonazos». A ver si va a ser verdad que a la derecha ya no se le ocurrenada, que el rico pensamiento conservador de este país, que viene de Jovellanos a Calvo Sotelo, quedó mineralizado en cuarenta años de franquismo y ya no dicen más que bobadas. Sería una lástima, porque esta democracia, como casi todas las occidentales, acusa tendencia al monolitismo, y lo que le pone gracia y bullicio a un sistema abierto es la invención y la picaresca de las minorías. Esos concejales del Partido Popular que le han pegado una puerta a Guerra en Alcalá y Cantabria, a lo mejor eran masonazos que tenían que ir a la logia a hacer sus oraciones satánicas a esa hora. No se puede repicar y andar en la procesión consistorial. La oposición, en todos los sistemas democráticos, se caracteriza por su pugnacidad, inventiva, brujuleo y presencia lenguaraz. Cuando no se tiene poder hay que tener ingenio. El ingenio es la bomba de mosquitos del tercermundismo político, la guerra bacteriológica que hacen los pobres en el Parlamento. Pero José María Azna ya está claro que nunca va a decir nada letal para el enemigo, que como halconero usa de halcón una avutarda coja. Y en cuanto don Manuel, he aquí que saca la pesada y herrumbrada artillería de la guerra civil llama a los socialistas masonazos Eso, señor Fraga, suena a Plaza de Oriente. Eso es plazaorientalismo de los últimos tiempos. Por un momento nos hemos sentido todos otra vez ante el Palacio Real, bendecidos por el viejo Caudillo. Entre la muerte de doña Concha, que es la muerte de los 40, y el gracioso insulto de Fraga, todo ha vuelto a ser color postguerra, que era color ácido úrico, y «Tatuaje» ha sonado a diciembre negro en el organillo dormido de la memoria. Es urgente que la oposición de izquierda/derecha se rearme dialécticamente para el 91, que si no Ludolfo Paramio (otro masón, seguro), vuelve a explicarnos lo del Programa/2000 y los presocráticos de Jávea. Y eso sería peor.


Powered by Comunicación Singular S.L.