[ACTUALIDAD]
Entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014. El martes 17 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 a Juan José Armas Marcelo, por su libro Réquiem habanero por Fidel, editado por Alfaguara. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2014 ...

» Continuar leyendo
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 17-11-2005, EL MUNDO
Los tirantes de Montaigne
Ya quisiera Montaigne esos tirantes. A Pedro J. Ramírez, director de EL MUNDO, le han concedido el Premio Montaigne por su «humanismo comprometido». Raymond Aron, Salvador Espriu y Pedro Laín Entralgo son nombres que figuran entre los anteriores galardonados por la Fundación Toepfer y la Universidad de Tubinga. La concesión le define como «un hombre de letras de primer nivel, un humanista comprometido y un periodista extremadamente valiente». La opinión general es que las decisiones de Pedro J. no dejan impasible a nadie y que su dominical Carta del director, que sale semanalmente, supone todo un humanismo comprometido. También se ha dicho y escrito que Pedro J. representa y resume la unidad europea y la diversidad cultural. Todo esto lo sabemos bien quienes hacemos el periódico a diario y conocemos la voluntad europeísta del director y la unidad cultural que se resume en su citada Carta dominical, con una apariencia de dispersión ilustrada que es característica de este director y esta manera de hacer periodismo. No es Pedro hombre que ande a la caza de premios y cuando se le cita alguno de los más importantes suele sonreír con esa sonrisa de niño cínico que yo he comentado algunas veces con Manu Llorente, el benjamín del periódico y el hombre más pegado a Pedro. No es Pedro J. Ramírez un señor que hace periódicos, que de ésos hay muchos en Madrid. Es más bien un joven luchador político que prolonga todos los días su papel con la actuación personal, con su presencia en la vida culta y cultural. En pocas palabras, es un periódico andante que da y recibe información a todas horas y en todas partes. El éxito de este papel es el éxito particular de Pedro J., éxito que él ha prolongado ya en varios periódicos, recorriendo para arriba y para abajo toda la escala de la profesión. Los señores de Tubinga premian a un humanista de hoy con tirantes posmodernos que seguramente le ha inventado su esposa. Nosotros, más modestamente, sólo queremos premiar al compañero de quien tanto hemos aprendido en vida y obra. Pedro vive para su periódico, y este tópico es verdad, pero su periódico no es otra cosa que los papeles arrugados que lleva él por los bolsillos. Los lleva a talleres para que se los planchen, porque no renuncia a esos menesteres artesanos que todavía son la gloria y ventaja del periodismo escrito frente a la fugacidad y la vaciedad de los otros medios que diariamente se nos imponen. Entre el izquierdismo fanático y salonier de los unos y el humanismo actuante e ilustrado de Pedro se alza, a su favor, el conjunto de realizaciones políticas, sociales, festivas, económicas y culturales que este pequeño Montaigne, apasionado de la Historia, difunde todos los días por Madrid, por España y por el mundo. Llevo 15 o 20 años trabajando para Pedro, que es trabajar para el español de clase media y autobús, y sé bien dónde tiene su público este periódico, que lo tiene por todas partes aunque la izquierda capitalista y la derecha repetitiva, reiterativa, quieran presentarlo como un periódico populista, como una hoja facilona o como una agencia publicitaria. Quienes creían que nos iba a hundir Zapatero, hoy saben que nos va a salvar Montaigne.


Powered by Comunicación Singular S.L.