[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 10-01-1994, EL MUNDO
Méjico
Lo que uno se pregunta es por los intelectuales mejicanos, los Octavio Paz, los Carlos Fuentes, algunos otros, de los que no he conseguido encontrar ninguna declaración, toma de posición, denuncia o alegato sobre el holocausto que Salinas de Gortari está ejecutando contra los indios de Viva Zapata. Paz ha estudiado muy puntualmente, en libros bellos y sabios, las culturas precolombinas, los mundos tolteca, zapoteca, azteca, etc., de su país. Paz ama ese Méjico profundo que ahora emerge contra la esclavitud y la miseria, contra una democracia no mucho más convencional que otras de cinco tenedores que andan por Europa. Pero Paz calla. Y los demás también. Y los de otros países. Y aquí callamos sobre Paz, que es premio Cervantes. Estamos en la hora de la traición de los clérigos y el silencio de los intelectuales. La inteligencia de izquierdas se ha quedado sin ortografía desde lo de Rusia. La inteligencia de derechas... ¿pero hay en verdad alguna inteligencia de derechas? Pablo Neruda contó la historia de Méjico en su Canto general: «Vino Lautaro vestido de relámpago». Aquellos intelectuales, poetas, hombres de letras que alfabetizaron nuestra juventud, se fueron todos al entierro de Jean-Paul Sartre y Todavía no han vuelto. Ahora se lleva el intelectual de diseño, que divaga sobre la publicidad, la seducción o el lenguaje. Ahora se lleva Baudrillard. Es como si el mundo ya estuviera resuelto. Umberto Eco hace novelas policíacas y Derrida deconstruye. Los españoles ni eso. Los intelectuales de este país han entrado en el bingo estatal de los premios oficiales, que ahora son gordos, y dan asimismo la Historia por clausurada, porque para llevarse un premio oficial lo primero es no molestar. Hace poco escribí aquí una columna titulada Yo acuso Bueno, pues yo acuso ahora a los intelectuales mejicanos de practicar con fervor el mutismo ante lo que está pasando en su país, y acuso en general a los intelectuales genéricos por sumarse a la conjura del sosiego silencioso que hoy cae sobre el mundo pensante. (Y no he encontrado palabras más elegantes para llamarles cobardes). José Antonio Marina, en su gran libro Teoría de la inteligencia creadora, d ice que el hacer o tener proyectos es función primordial de la inteligencia humana. Bueno, pues el viejo proyecto de justicia, que aunque no Lo parezca es una noción intelectual, ha sido abandonado en masa por los intelectuales de Occidente. Quienes todos los días nos dan la barrila con/contra Fidel Castro, no tienen nada que decir de Salinas de Gortari, o incluso le presentan como un probo defensor del orden y la democracia frente a una revuelta de oscuros orígenes. Como ya no se puede hablar del oro de Moscú, dejan la cosa en un elegante difuminado. La verdad es que durante años nos fue muy útil el oro de Moscú. Lo explicaba todo. Lo que está pasando en Méjico es, sencillamente, que el PRI no da para mas, salvo para una guerra civil, con la consiguiente dictadura. Y, ante la dictadura, los intelectuales mejicanos se exiliarían en Europa, exentos y exquisitos y sencillamente ex. Conocí al gran Juan Rulfo en sus últimos años. Ya no era más que un funcionario del PRI a través de la televisión. Queda muy literario exiliarse de una dictadura. Pero hay democracias de las que también me parece urgente escapar. Cuando les tengamos aquí, les daremos más premios por su digna postura. Prefiero gente más indigna, como aquel Sartre de juventud.


Powered by Comunicación Singular S.L.