[ACTUALIDAD]
Fallo del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013. El pasado martes 4 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Francisco Umbral de Majadahonda el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2013 a Rafael Chirbes, por su libro En la orilla, editado por Anagrama. El premio, que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, fue entregado ...
NOTICIAS [RECIENTES]
Inauguración y calendario de la exposición Francisco ...

» Continuar leyendo
Encuentro literario con Raúl del Pozo y Antonio Lucas. ...

» Continuar leyendo
Majadahonda. Una ciudad, un libro ...

» Continuar leyendo
EL ARTÍCULO [del día] 18-01-1997, EL MUNDO
La efebocracia
Como sigue la moda Azaña, mi querido Jesús Cacho ha exhumado ayer aquí, en una magistral crónica socioeconómica, la palabra «efebocracia», acuñación certera e irónica de don Manuel, cuyo significado es muy aplicable hoy al gobierno de los jóvenes que ha traído la derecha. ¿Son todos tontos estos jóvenes? No, ni mucho menos. Algo peor: son jóvenes. Y, como son jóvenes, los viejos pájaros piparros de la Banca les están engañando, y los viejos caimanes del PSOE les están mareando y el viejo talibán catalanista les está puteando. Rodríguez Lafuente, Eduardo Galán, mi querido amigo el poeta Luis Alberto de Cuenca, etc., son unos chicos listos y majos, ilustrados, que lo están haciendo con ganas y diría yo que igual podían haber caído en un partido de centro/izquierda. Pero a éstos sólo se les ha dado la cultura, y no toda, que de vez en cuando tienen que embozarse en sus primitivos o en su 27 por no enterarse de que el Centro Colón, concebido como cámara de arte y ensayo, experimentación y vanguardia, se consagra a una guapa sin letras como Norma Duval, sólo porque el alcalde Alvarez quiere meterla en su soñado museo del cuplé, que eso va a ser el copón del madrileñismo casta. Luego está la efebocracia de la política y la comunicación, que aquí es donde falla la teoría de Ortega sobre el origen deportivo del Estado (los jóvenes). El secretario de Estado señor Rodríguez, un suponer. Decía otro viejo maestro que la juventud no es más que un trámite. Un trámite desastroso que a veces se llama Rodríguez. Verstringe, Hernández Mancha, Cipriá Ciscar, a izquierda/derecha, son unos cuantos ejemplos, entre otros, que nos persuaden de que para la política, como para la novela (Cervantes) hay que tener años. La política, en los jóvenes, es una enfermedad infantil. Los errores del PP, en muchos casos, no son pecados políticos, sino sólo pecados de juventud. Según el ilustre pícaro Romanones, cojo y conde, para ser político sólo hacen falta tres cosas: ser alto, ser abogado y tener buena voz. (Aznar no es alto ni tiene buena voz, o buen decir, y ahí está, tan terne, denunciando a los 600, pero sin dar nombres, que es como salir a torear y olvidarse el estoque en casa). Se le pasó a don Alvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones, añadir a su tríada la edad, o sea los años. Los socialistas empezaron de yeyés y pegaron el estirón en 14 años de Poder, lo cual que ahora son unos insersos en forma, abejarucos y muy manos, que están preparando la vuelta a La Moncloa como Eisenhower preparó el desembarco de Normandía, la batalla más hazañosa del siglo XX. No digo yo que Aznar sea francmasón ni vendido ni torpe ni barullero ni democristiano ni lentorro: digo que es joven y todavía le cuadran los diminutivos: Aznarín. Su efebocracia, que en el PP llega hasta los treinta años o más, no ha sido educada en la clandestinidad, la pintada y la puta calle, como cuando entonces el PSOE, sino en los colegios de pago, el Pilar y los jesuitas, lo cual que de la vida no saben nada y un Almunia les da réplica con asiento y cinismo. Han tenido en las manos los papeles cesidianos, los 600 infractores y otra tercera cosa que me callo. Y todo se les va quedando en nada, amortizando y disipando, porque dudan como el joven Hamlet sin otra Ofelia que la citada Norma Duval. La política, sí, como la novela, es género de madurez. Estos chicos todavía son más líricos que cínicos, más palabrones que crueles. Niños bien que han sufrido poco. Una efebocracia de mierda. Para el centenario Felipe González, cien años de honradez y Barrionuevo, pan comido. Glez. principió por comprometer en lo suyo a la gran Banca. Aznar, criatura, confía en los banqueros.


Powered by Comunicación Singular S.L.