[ACTUALIDAD]
Fallo Premio Francisco Umbral al libro del año VII Edición. Ayer jueves 10 de mayo tuvo lugar en la Real Casa de Correos el acto de entrega del Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2017 a Santos Juliá, por su libro Transición. El premio que está dotado con 12.000 € y una escultura de Alberto Corazón, presente en el acto, fue entregado por la presidenta del Congreso, Ana ...
[RECIENTES]
Entrega del Premio de Columnismo Francisco Umbral para Jóvenes escritores. Valladolid 2018 El jueves 14 de junio tuvo ...
El jueves 14 de junio, la editorial Renacimiento y la Fundación Francisco Umbral presentaron el libro Treinta cuentos y ...
Durante la Feria del Libro de Valladolid la Fundación Francisco Umbral organizó un coloquio el día 6 de junio con la ...
EL ARTÍCULO [del día] 20-01-1998, EL MUNDO
Socialismo, al fin
No fue el PSOE quien trajo el rollo de las listas cerradas, pero sí quien las perpetuó durante muchos años, quien más se benefició de ellas. Ahora, de pronto (aunque sabemos que no ha sido de pronto), el PSOE pasa por la izquierda a todos los partidos españoles -y europeos-, decidiendo que las bases elijan directamente a sus candidatos grandes y pequeños, desde el alcalde de pueblo al presidente del Gobierno. Socialismo, al fin. Este paso adelante y a la izquierda, que parece tan obvio, puede haber sido idea aguda de Felipe González para renovar efectivamente el partido. O puede haber sido idea contra Felipe González, a quien la cúpula no se atreve a desplazar, y confía en que lo desplacen las bases, o lo legitimen directamente. De cualquier modo, vamos a tener socialismo político, al fin, y es de esperar que, como consecuencia, tendremos socialismo social y ya no habrá 300 españoles durmiendo todo el año a la intemperie. Por otra parte, en Ferraz, se ha elaborado un Manual de actuación en los medios de comunicación, algo así como la guía del perfecto socialista, que ya no podrá escupir en las paredes, andar agachado como Groucho Marx ni sentarse con la silla en tres patas. El documento se titula «Comunicación política» y recomienda «seleccionar el vestuario y mantenerse erguido» ante las cámaras. También se aconseja «no mentir nunca», como en El perfecto Juanito, «porque es lo peor que se puede hacer». E intentar «ser simpático». El dirigente socialista debe «maquillarse y cuidar las arrugas» en TV. El PSOE tiene un pasado cívico, urbano, que le viene de Pablo Iglesias, y este pasado se manifiesta entrañablemente en los consejos a las bases y los mandos para que se comporten. No le parece a uno cosa de poco momento esto de la estética, pero en el Manual sólo se aconseja sobre las actitudes dignas, correctas y, digamos, elegantes. Le ha faltado a Rubalcaba, maestro de ceremonias, algún consejo en sentido contrario. O sea, aquellos ricachones de la década de oro, aquellos rojos de los 80, todos hijos de Solchaga (quien ahora desnuda su conciencia capitalista hasta las bragas). Porque aquella gente pecaba de todo lo contrario, es decir, de pasar en unos meses de la camisa de cuadros sudada cuadro a cuadro, al terno Armani y la limusina. Tampoco puede el nuevo socialista, pues, llegar a televisión hecho un Mario Conde, no sea que se confundan las cosas, que ya están bastante confundidas. Me interesa especialmente -aparte la gran decisión política que aplaudo y elogio-, la decisión estética de dar mejor imagen. Decía José María Valverde que «no hay estética sin ética», y esto cuando le devolvía su cátedra a Franco, o sea con fundamento. La nueva estética socialista, que hará imposible las chaquetas de borra de Leguina, o de lo que sean, el pañuelo de cuatro nudos, tipo Berrendero, aquel Indurain de los 40, los rulos de don Cipriá, los trabalenguas de Rosa Conde y los kilos de Cristina Almeida, si quiere hacer carrera en el PSOE, que sí quiere. Había que dar ese paso y tenía que ser el PSOE quien lo diera. Gloria al señor Almunia, bajo cuya autoridad se ha llegado tan lejos. Ahora sí podemos empezar a llamarnos demócratas y socialistas. El señor Aznar se ha dejado pasar por la izquierda, como nos temíamos. Su política electoral queda invalidada si no hace otro tanto. Y si lo hace, será a manera de imitación segundona. Gane o pierda el PSOE su poderío, tenemos que empezar a creer en su renovación/regeneración. Esto tiene un inmenso eco en el pueblo y las pueblas. Almunia acaba de ganar unas primarias. Pero, según el Manual, que cuide su calva en la tele.


Powered by Comunicación Singular S.L.