[ACTUALIDAD]
Fallo VIII Edición Premio Libro del Año 2018. La Fundación Francisco Umbral dio a conocer el 30 de enero en la sede la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, el libro ganador del “Premio Francisco Umbral al Libro del Año 2018”. En esta octava edición, el premio, dotado con 12.000 euros y una estatua diseñada por Alberto Corazón, ha recaído en Antonio ...
[RECIENTES]
Ya ha salido a la venta la reedición de Diario de un escritor burgués. Es un año en la vida De Francisco Umbral en ...
Se celebró con gran acogida de estudiantes la mesa redonda “La pervivencia de Francisco Umbral” en la UCM con motivo de ...
Continua el tour que la exposición fotográfica “Francisco Umbral, libro a libro” promovida por la Fundación Francisco ...
EL ARTÍCULO [del día] 19-04-1995, EL MUNDO
M. de la M.
La concejala de Chamberí, Mercedes de la Merced, sigue en su línea dura de la temporada anterior. Es la Juana de Arco de Chamberí, bella como la otra, y braga de hierro, y también oye voces, que son las de su alcalde, el lamentable Alvarez. La concejala propone que no se puedan abrir más bares en su distrito. Quiere que el Plan de Urbanismo «proteja» la zona. No más bares, no más ruido, no más coches. Mercedes quiere matar Chamberí, ese barrio popular y burgués donde han nacido hombres tan importantes como Haro Tecglen y Guido Brunner. Las habacerías de Chamberí, y sus bares, todo vuelto hacia la calle, todo vuelto del revés, son como los bolsillos del barrio, que antes estaba melancólicamente cruzado de tranvías. A uno le duele que un núcleo tan característico del mapa madrileño, incluída la glorieta de Quevedo (tengo escrito que Cervantes tiene la gloria y Quevedo la glorieta: en estos chistes incurre uno por salir demasiado con Vizcaíno Casas), a uno le duele, digo/decía, que tanta riqueza urbana e histórica esté hoy en manos de una bella de ojos claros que es una especie de Terminator con bragas. Como Mercedes no ha leído ni conocido al memorable Haro Ibars, no sabe de los «hombres que van a bares», y está contra los bares de copas, ignorando que la copa es comunicación y la comunicación es poesía, como ya dijera, al revés, el gran Vicente Aleixandre, a quien en cambio le hacen un busto espantable en Reina Victoria. Mercedes le llama a todo ese fascismo Zona de Ambientación Protegida. A uno es que las cosas «protegidas» le dan un poco de miedo, quizá porque viví de pequeño en unas viviendas «protegidas» por Franco, que la escalera se venía contigo en sensurround, hasta aplastarte. La cultura protegida de la señora Francis, o sea la Alborch, con sonrisa de mula ilustrada, el fletán protegido por Canadá, la España protegida por Kohl y el Bundesbank, y en este plan. Vamos, que alucina la vecina. Trafalgar y Gaztambide, dos deliciosos reductos de Chamberí/Argüelles, ya son bajalato de M. de la M. Ahora va a por el resto. Entre Trafalgar y Olavide conocí a doña Matilde Ras, la gran grafóloga del Blanco y Negro, fina escritora, dama antañona y coja a quien yo iba a ver algunas tardes. En Chamberí nació el inmenso Fernando Fernán-Gómez y vivió la fascinante meiga galaica María Antonia Dans, y ahora vive su hija Rosalía, de cuya belleza de borona e ironía guardo caliente recuerdo. Cuánta vida, cuánto rojerío, cuánta cosa, a más de aquellos doberman de Eduardo Haro que ilustraban la madrugada ominosa del tardofranquismo. Haro, hoy mártir de la izquierda nueva y la derecha vieja (así le saco en más de una novela mía). A las zonas chamberileras que aún no están bajo su protección, Mercedes las califica como «desprotegidas». Quiere amamantar con su virginidad un barrio entero, un ancho y vario distrito de Madrid. Todos sus informes sobre Chamberí son a la contra. A Mercedes no le gusta que se beba en la vía pública. Mercedes está con el Orden franquista, mayúsculo y con mayúscula. Joder, qué peligro tiene Mercedes. Amo desesperadamente a este pueblo de Madrid que me dio la vida en Curtidores y denuncio a una madrileña, que no sé de dónde es, porque está clausurando a la manera fascista una de las últimas reservas de la libertad democrática y socialista, por qué no decirlo, con lo cual perjudica de hecho e imagen a un Aznar en campaña ascendente. Mercedes tiene mucho poder en el PP y si llega más alto puede poner firmes a toda la calle de Génova. Es la mujer fuerte de la Biblia, boina. Pero con Chamberí un respeto, tía, o te echamos los doberman de Haro, que te muerdan por do más pecado habías.


Powered by Comunicación Singular S.L.